Un estudio muestra que los obstetras y ginecólogos a menudo sufren acoso sexual

Una revisión reciente de la literatura indica que los obstetras y otros médicos frecuentemente enfrentan acoso sexual, intimidación y discriminación en el lugar de trabajo.

El análisis, publicado en la revista JAMA Network Open, muestra que los estudiantes de medicina, los residentes, los becarios y los obstetras y ginecólogos que los atienden experimentan con frecuencia acoso sexual y discriminación de género en el trabajo, incluso cuando el campo está cada vez más dominado por mujeres.

Un equipo de ginecólogos, uroginecólogos y oncólogos ginecológicos revisó 10 estudios que abarcaron a 5852 participantes en el campo.

Un enorme 70,9% de los participantes en los estudios revisados ​​informaron haber experimentado acoso sexual en el lugar de trabajo, mientras que un enorme 67,2% de los encuestados en los estudios revisados ​​dijeron haber experimentado discriminación en el lugar de trabajo. Los investigadores encontraron que las microagresiones reportadas incluían que le dijeran que sonriera más o que «actuara más como una madre».

La encuesta encontró que entre los estudiantes, los médicos eran el blanco más común de acoso (30,1%), seguidos por otros estudiantes (13,1%) y el personal de quirófano (7,7%). Si bien el 10,6% de los alumnos son mujeres, esta cifra aumenta al 57,7% si los alumnos varones denuncian acoso sexual.

Los investigadores también examinaron 12 estudios con casi 3.000 participantes que tenían como objetivo reducir el maltrato a los pasantes en el campo. Las intervenciones incluyen iniciativas institucionales contra el abuso, talleres y capacitación sobre cómo denunciar el acoso. Pero los investigadores escribieron: «Ninguna de las intervenciones redujo significativamente la frecuencia del acoso sexual».

Parte del problema puede deberse al poder, escribieron los investigadores, señalando que a pesar de su dominio en el campo, las mujeres todavía están rezagadas en roles de liderazgo. Concluyeron que denunciar también era un problema; aunque los participantes del estudio denunciaban con frecuencia acoso, la mayoría de las veces lo revelaban a otros alumnos.

Hasta el 40,2% de los participantes en la encuesta dijeron que no denunciaron el acoso porque temían represalias.

Los investigadores concluyeron que el estudio debería utilizarse para «reconocer la prevalencia del acoso, el abuso y el acoso sexual y comenzar un trabajo colectivo de prevención, denuncia e intervención». El equipo pidió más investigación para mejorar el entorno de práctica y «sentar ejemplos profesionales» para obstetras y ginecólogos.

Puede interesarte

Se abrirán dos nuevos centros de cáncer ginecológico en Columbia Británica, uno en Kelowna y otro en Surrey

Cada nuevo centro contará con tres oncólogos y el centro de Victoria también se ampliará. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *