No es sorprendente ver a niños israelíes celebrando el genocidio de Gaza | Conflicto Israel-Palestina

En noviembre, la emisora ​​pública israelí Kan subió un vídeo en su página oficial X de niños israelíes cantando una canción que celebra el actual genocidio de Israel contra los palestinos en Gaza. La emisora ​​eliminó el vídeo después de una reacción violenta en línea.

Sin embargo, incluso después de que el vídeo fuera silenciosamente eliminado de las redes sociales, la canción siguió siendo objeto de discusión y controversia. Muchas personas en todo el mundo se sorprendieron al ver a niños cantando alegremente acerca de «exterminar» a pueblos enteros en un año. Sin embargo, una mirada más cercana a la literatura y el currículo israelíes revela que esta celebración pública del genocidio es el único resultado natural del continuo adoctrinamiento (o, más claramente, lavado de cerebro) por parte de Israel de sus niños para asegurar que no sean tratados como seres humanos y acepten plenamente segregación y discriminación racial. Profesión.

Hay innumerables pruebas de que Israel ha lavado el cerebro de sus ciudadanos durante décadas para deshumanizar a los palestinos.

Por ejemplo, el erudito israelí Adir Cohen analizó alrededor de 1.700 libros publicados en Israel entre 1967 y 1985 en su libro «La cara fea en el espejo: estereotipos nacionales en la literatura infantil hebrea» (libros infantiles hebreos), y se descubrió que hasta 520 de ellos contienen descripciones insultantes y negativas de los palestinos.

él reveló El 66% de estos 520 libros mencionaron que los árabes tienen tendencias violentas; el 52% son malvados; el 37% son mentirosos; el 31% son codiciosos; el 28% son dobleces y el 27% son traidores.

Esta persistente representación negativa ha deshumanizado a los palestinos ante los ojos de generaciones de israelíes, considerándolos “otros” peligrosos y ha allanado el camino para que los niños celebren el genocidio en un vídeo producido por la emisora ​​estatal en 2023.

Edward Said, un destacado académico y crítico literario palestino, también se explayó sobre esta cuestión en su libro de 1979 La cuestión de Palestina, señalando que la literatura infantil israelí «está formada por judíos valientes que siempre terminan con el asesinato de árabes despreciables y traidores con nombres como: Mastoul (locura), Bandura (tomate) o Bukra (mañana). Como lo expresó un escritor de Haaretz el 20 de septiembre de 1974, «Un libro para niños ‘que trata nuestros temas: los árabes que asesinan a judíos por placer, y los judíos puros ¡Muchachos que derrotan a los ‘cerdos cobardes’!» «

Israel también explota el doloroso recuerdo del Holocausto para insensibilizar a los niños israelíes ante el sufrimiento de los palestinos y para apoyar incondicionalmente el trato que les da Israel.

En su libro de 1999 Un Estado bajo Israel, el historiador Andrew Hurley explica cómo Israel utilizó como arma la educación sobre el Holocausto que brindó a los niños israelíes contra los palestinos.

«La mente de un niño (o de cualquier otra persona) no puede absorber el horror del Holocausto sin encontrar a alguien a quien odiar», opinó Hurley. «Sin nazis cerca de quienes vengarse, (el ex primer ministro israelí) Menachem) Begin, ( Yitzhak) Shamir y (Ariel) Sharon resolvieron el problema llamando a los árabes los nazis de la época y objetivos apropiados para el castigo».

El actual Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, parece deseoso de continuar con esta tradición, afirmando incluso que fueron los palestinos quienes propusieron la idea del Holocausto a Adolf Hitler.

La profesora israelí Meytal Nasie corrobora firmemente el punto de Hurley sobre el impacto de la educación sobre el Holocausto. En su estudio de 2016, «La experiencia y el aprendizaje de los niños pequeños en conflictos intratables», encontró que el 68 por ciento de los niños israelíes sugirieron «golpear», «pelear», «matar» o «expulsar» a los árabes como solución. Nacy señala que inculcar estas creencias de manera frecuente y fuerte a una edad tan temprana puede hacer que estas narrativas relacionadas con el conflicto queden arraigadas en las habilidades psicosociales de los niños.

Por supuesto, el lavado de cerebro que el Estado israelí hace a sus ciudadanos contra los palestinos no se limita a mentiras absurdas sobre la historia contadas por líderes políticos o en la literatura infantil. Este trabajo de promoción es muy sistemático y está en el corazón de la educación israelí.

Basta mirar los libros de texto oficiales de Israel.

En su artículo de investigación de 1998 «Un camino difícil hacia la paz: creencias conflictivas en los libros de texto israelíes», el académico israelí Daniel Bar-Tal analizó 124 libros de texto israelíes aprobados por el Ministerio de Educación de Israel para religión y educación, que cubren diferentes temas y diferentes grupos de edad. Escuelas laicas en todo el país.

Para determinar el contenido ideológico transmitido a los niños israelíes en el sistema educativo, analizó qué «creencias sociales (percepciones compartidas entre los miembros de una sociedad sobre temas y cuestiones de especial interés para su sociedad)» recibían la mayor cobertura en los textos aprobados por el Estado. libros de texto. Encontró que, en general, las creencias sociales relacionadas con la seguridad (nacional) eran las más valoradas, seguidas de las creencias sociales sobre una autoimagen positiva de los judíos y las creencias sociales sobre los judíos como víctimas del conflicto. También se encontró que la mayoría de los libros analizados contenían estereotipos negativos sobre los árabes, describiéndolos como «crueles, inmorales, injustos» y decididos a «aniquilar al Estado de Israel».

La demonización generalizada del “otro” palestino en los libros de texto va acompañada de un énfasis en las representaciones positivas de los judíos que afirman ser “víctimas” del conflicto palestino-israelí, y está respaldada por una narrativa general sobre la importancia de los derechos nacionales. La seguridad y la supervivencia han creado las condiciones perfectas para que generaciones de israelíes abandonen el sistema educativo convencidos de que cualquier agresión contra los palestinos (incluida la limpieza étnica y el genocidio) está al menos justificada, si no necesaria.

Esto se debe a que cuando a los niños se les hace creer que son parte de un “pueblo elegido” esencialmente bueno que está siendo atacado y victimizado por un “otro” demoníaco e inhumano, es más probable que acepten el abuso de aquellos que son “otros”. “Opresión, desplazamiento o asesinato masivo de personas. Este “otro” (es decir, los palestinos) no tiene escrúpulos ni vacilaciones morales.

El estudio de Bar-Tal se realizó hace más de 20 años, pero investigaciones más recientes muestran que la situación es un poco diferente hoy.

Por ejemplo, en el libro de 2013 «Palestina en los libros de texto israelíes: ideología y propaganda en la educación», la académica israelí Nurit Peled-Elhanan analizó los libros de texto de historia, geografía y estudios cívicos israelíes para los grados 8 a 12 y concluyó que llegó a conclusiones muy similares a las de Bar. -Tal. : En los libros de texto israelíes, los palestinos todavía son retratados como el «otro» malvado y los israelíes como víctimas inocentes de la historia y las circunstancias.

Pero hay otro aspecto importante de la investigación de Peled-Elhanan. Dado que todos los israelíes son llamados al servicio militar obligatorio a los 18 años, su investigación se enmarcó en torno a la pregunta específica «¿Cómo se describe a los palestinos en los libros de texto y cómo se podría llamar a estos jóvenes israelíes a usar la fuerza?».

Descubrió que los libros a menudo etiquetaban a los palestinos como «terroristas» y también «historia simplificada» en beneficio de los israelíes.

Concluyó que los libros de texto israelíes priorizan “la creación de un pasado utilizable sobre la precisión y a menudo explotan el pasado y lo manipulan para justificar el presente”.

«Estos libros -ignorando la evidencia real- todavía retratan a los palestinos como ‘matones’ y a los israelíes como víctimas», escribe, y reflejan la visión sionista-israelí de que «los palestinos sólo pueden ser vistos como un obstáculo o una amenaza» que hay que superar. o eliminado. Por tanto, sus historias, su dolor, sus verdades o sus rostros humanos no pueden incluirse en la narrativa”.

En su libro Una nación bajo Israel, Hurley explica las consecuencias de este adoctrinamiento a través del testimonio del educador israelí Shlomo Ariel. Ariel se reunió con 10 grupos, cada uno compuesto por 50 israelíes a punto de alistarse, y discutió con ellos sus puntos de vista y actitudes hacia los árabes.

«Había personas en cada grupo de discusión que proponían una liquidación física de los árabes, incluso de los ancianos, las mujeres y los niños. Estaban preocupados por Sabra y Shatila[la masacre libanesa]. Las comparaciones con la destrucción nazi eran expresaron con satisfacción y, francamente, llevarían a cabo esta destrucción con sus propias manos sin ninguna inhibición ni remordimientos de conciencia. Nadie expresó sorpresa o reservas ante estas declaraciones… Muchos apoyaron el modelo sudafricano de segregación racial… no más que dos o tres personas en cada grupo que tengan opiniones humanistas y antirracistas”.

Décadas más tarde, Ariel mantuvo estas conversaciones con jóvenes reclutas israelíes y descubrió que pocos de ellos veían a los palestinos como seres humanos. Sin embargo, la brutal guerra que se libra en Gaza y las numerosas publicaciones que vemos en línea de jóvenes israelíes (incluidos muchos jóvenes reclutas) que celebran la masacre, alaban a los militares y se burlan del sufrimiento palestino son evidencia de que desde entonces poco ha cambiado desde entonces.

Así que no, nadie debería sorprenderse al ver a niños israelíes cantando alegremente sobre el genocidio de los palestinos. Israel les ha estado lavando el cerebro durante generaciones.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la posición editorial de Al Jazeera.

Puede interesarte

Se abrirán dos nuevos centros de cáncer ginecológico en Columbia Británica, uno en Kelowna y otro en Surrey

Cada nuevo centro contará con tres oncólogos y el centro de Victoria también se ampliará. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *