El estudio del microbioma puede finalmente responder a un antiguo misterio en ginecología

Dejemos esto claro: si tienes vagina, está llena de bacterias. Esto suele ser algo bueno. Miles de microorganismos prosperan en cada rincón de la vagina para mantenerla sana, mantener un pH bajo (entre 3,8 y 5) y actuar como una línea de defensa contra infecciones invasoras.

Pero cuando se altera el delicado equilibrio microscópico, pueden producirse daños graves. Para alrededor del 30 por ciento de las mujeres en edad fértil en todo el mundo, estas alteraciones conducen a una afección llamada vaginosis bacteriana, en la que algunas bacterias «malas» crecen sobre otras bacterias «buenas». La vaginosis bacteriana duplica el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual como el VIH y, en el caso de las mujeres embarazadas, aumenta el riesgo de parto prematuro e incluso de aborto espontáneo. Algunos estudios recientes sugieren que la vaginosis bacteriana puede incluso aumentar el riesgo de cáncer de cuello uterino.

No está claro por qué ocurre este catastrófico crecimiento excesivo de bacterias o incluso cómo daña la salud vaginal.Una pieza del rompecabezas, según un nuevo estudio publicado el miércoles en el American Journal of Obstetrics and Gynecology Medicina traslacional científicapuede estar relacionado con haces de moléculas de azúcar que se adhieren al exterior de las células vaginales, llamadas células epiteliales.

Investigadores dirigidos por UC San Diego han descubierto que las bacterias relacionadas con la vaginosis bacteriana, como Gardnerella, produciendo enzimas para consumir estas moléculas de azúcar. Debido a que estos azúcares actúan como una barrera protectora, su alteración puede dejar la vagina expuesta al ataque de otras bacterias y virus invasivos, lo que desencadena una inflamación que puede dañar la salud reproductiva.

«El hecho de que hayamos podido replicar algunos de los efectos de la vaginosis bacteriana muestra que podemos ser un paso en la dirección correcta en la búsqueda de un origen celular común de las diversas complicaciones asociadas con esta enfermedad».

Come la capa protectora

Ya en la década de 1990, investigaciones anteriores sugirieron que la vaginosis bacteriana puede estar relacionada con el hecho de que las bacterias fagocitan las moléculas de azúcar (llamadas glicanos) que protegen las células epiteliales vaginales. Se cree que están involucradas enzimas bacterianas que ayudan a descomponer otras moléculas, y otros estudios han encontrado un vínculo con otros tipos de azúcares asociados con las células epiteliales vaginales y cervicales. Sin embargo, los científicos no están muy seguros de qué están haciendo las enzimas que se dirigen a los glicanos.

Para el estudio, Lewis y sus colegas observaron las células epiteliales en muestras de fluido vaginal recolectadas por el Proyecto de elección de anticonceptivos. El programa es un estudio independiente establecido en 2007 por la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis para proporcionar métodos anticonceptivos sin barreras financieras a los casi 10.000 residentes de St. Louis, Missouri.

Los investigadores compararon muestras de personas con y sin vaginosis bacteriana y descubrieron que la barrera de moléculas de azúcar que rodean las células epiteliales vaginales, llamada glicocálix, no era tan espesa en las muestras de vaginosis bacteriana como en las muestras normales. En cambio, las células tienen adheridos restos de glucano roto.

¿Pero qué causa el daño? La culpable parece ser la sialidasa, una enzima producida por las bacterias malas asociadas con la vaginosis bacteriana. Cuando los investigadores expusieron células epiteliales vaginales normales a la sialidasa bacteriana, Gardnerella Los glicanos de estas células, que a menudo se encuentran entre los microorganismos más abundantes en la vaginosis bacteriana, también quedan absorbidos.

Se necesita más investigación

La vaginosis bacteriana parece dejar las células epiteliales vaginales en un estado frágil, haciéndolas más susceptibles al ataque y la adhesión de bacterias dañinas debido a la pérdida de la capa protectora de glicano. Los investigadores dicen que el vínculo entre la vaginosis bacteriana y la salud reproductiva puede deberse a procesos como la inflamación y la muerte celular. Pero se necesita investigación continua para explorar más a fondo el vínculo entre la vaginosis bacteriana y el riesgo de enfermedades de transmisión sexual o parto prematuro.

Sin embargo, de manera más inmediata, estos hallazgos pueden ayudar a que la vaginosis bacteriana se diagnostique más fácilmente, especialmente porque muchas personas pueden tener la afección sin darse cuenta, y mucho menos incluso después de recibir tratamiento con antibióticos. Todavía existe el riesgo de reinfección.

«Ahora tenemos un modelo de los glicanos presentes en las células epiteliales vaginales, y descubrimos que estos glicanos están formados por las bacterias que viven allí», dijo el autor, profesor asistente de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas en la UC San Diego. Warren Lewis, coautor del estudio de la Facultad de Medicina. «Sin embargo, se necesita más trabajo para comprender completamente las funciones de los glicanos en el epitelio vaginal y cómo la vaginosis bacteriana afecta estas funciones».

Puede interesarte

Nuevo centro de salud para mujeres en el Hospital Daisy Hill – Condado de Armagh I

Aquí se muestran algunos miembros del equipo del nuevo Centro de salud para mujeres del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *