Daño colateral de la endometriosis: mayor riesgo de cáncer, dolor crónico e infertilidad Salud |

Algunas enfermedades causan otras enfermedades. Es posible que estas enfermedades en sí mismas no sean fatales, pero aumentan el riesgo de sufrir otros problemas de salud y reducen la calidad de vida del paciente. La endometriosis es una enfermedad crónica que causa daños colaterales y amenaza la vida de las pacientes. La enfermedad afecta al 10 por ciento de las mujeres en edad fértil; se presenta cuando el tejido endometrial crece donde no debería, provocando fuertes dolores pélvicos durante la menstruación, al orinar e incluso durante las relaciones sexuales. También puede causar fatiga, hinchazón y náuseas. Además de esto, la enfermedad aumenta el riesgo de infertilidad, problemas provocados por dolores crónicos e incluso cáncer. Un estudio reciente realizado por científicos del Hospital 12 de Octubre de Madrid, España, estimó que la endometriosis triplica la probabilidad de desarrollar cáncer de ovario.

Mercedes Adeyro, directora de Endoscopia de la Asociación Española de Obstetricia y Ginecología, explica que la endometriosis es una enfermedad crónica, no mortal: “El endometrio (el revestimiento de la cavidad uterina) provoca la enfermedad depositando células fuera del útero”. Las células pueden migrar a través de las trompas de Falopio, la sangre y los ganglios linfáticos. Se alojan en otros lugares donde no deberían, como el peritoneo y los ovarios». Los síntomas dependen de dónde terminan estas células del tejido endometrial. «La endometriosis puede variar desde formas leves, en las que hay poco o ningún dolor, hasta formas graves, en las que las pacientes sienten mucho dolor», explica.

La comunidad científica guarda silencio desde hace años y sigue estudiando la gravedad y las peculiaridades de la enfermedad. Francisco Carmona, director de Ginecología del Hospital de Barcelona y especialista en endometriosis, señala que los médicos aún no tienen una «idea fiable» de la «prevalencia real» de la enfermedad. El ginecólogo señaló: «El diagnóstico todavía lleva mucho tiempo. La enfermedad todavía se encuentra en una situación muy peligrosa porque los síntomas aún se están normalizando y las mujeres que se quejan de su dolor son estigmatizadas. La endometriosis no sólo afecta a las mujeres en edad fértil, sino que continúa durante toda la vida». y en algunos casos no termina con la menopausia sino que puede continuar o comenzar después de ella».

Para ilustrar la gravedad de la endometriosis y su impacto en la salud, Carmona enfatizó que la endometriosis es “una enfermedad inflamatoria crónica que causa inflamación crónica sistémica y no localizada que afecta a todo el cuerpo, generando complicaciones”, señaló.

De hecho, el síntoma más característico de la endometriosis (el dolor intenso) abre la puerta a otras afecciones. «El dolor es una sensación producida por el cerebro en respuesta a un estímulo potencialmente dañino. Cuando el dolor persiste sin que se tomen medidas para aliviarlo, provoca una respuesta inflamatoria a nivel periférico, que estimula los nervios y neurorreceptores de la zona, alterando finalmente la sistema nervioso central, la función de las neuronas de la corteza cerebral, que empieza a señalar dolor incluso en ausencia de estímulos nocivos: el dolor ya no es un síntoma sino una enfermedad», explica Carmona. Por lo tanto, algunas pacientes continúan experimentando dolor incluso después de la cirugía para extirpar los nódulos abdominales o pélvicos, o incluso después de una histerectomía.

El síndrome miofascial (dolor intenso causado por los músculos y la fascia (membranas que cubren los músculos) en la pelvis, el abdomen y las piernas) es un daño colateral de la endometriosis. Los síndromes de sensibilización central, como la fibromialgia, son otra condición comórbida, dijo Carmona: «Las neuronas no responden bien a los estímulos que llegan allí y crean hiperalgesia», que es una mayor sensibilidad al dolor, y tener una reacción extrema al mismo.

La endometriosis también aumenta el riesgo de enfermedades autoinmunes (como lupus o problemas de tiroides) y enfermedades cardiovasculares. «La inflamación crónica no es más que la secreción de células y sustancias a otras partes del cuerpo, y el sistema inmunológico también se ve afectado por esta inflamación: hace que el sistema inmunológico empiece a debilitarse y fallar», explica el ginecólogo de la clínica. Añadió que esta inflamación «también puede extenderse a las arterias, provocando más eventos cardiovasculares, como ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. La infertilidad también se ha relacionado con la endometriosis». «El treinta por ciento de las mujeres con endometriosis tienen dificultades para quedar embarazadas», dijo Carmona.

Mayor riesgo de cáncer de ovario

Una investigación reciente realizada por científicos del Hospital de l’October de Madrid también muestra que la endometriosis aumenta el riesgo de cáncer de ovario. El estudio fue presentado en el Congreso de la Sociedad Española de Oncología Médica el pasado mes de septiembre pero aún no ha sido publicado en una revista científica. Este estudio aporta evidencia adicional de un fenómeno ya observado por la comunidad científica, explica la autora del estudio, Ainhoa ​​Madariaga, ginecóloga y oncóloga mamaria del Hospital 12 de Octubre: «Ya hay datos que respaldan esta asociación, y de hecho, hay un metanálisis que muestra que las mujeres con endometriosis tienen el doble de riesgo de cáncer de ovario en comparación con la población general (pero) hay mucho sesgo en ese metanálisis, y para que los datos conocidos sean más confiables, lo pusimos en El estudio se realizó a escala global utilizando inteligencia artificial y datos de millones de pacientes. Madariaga concluyó que los investigadores utilizaron datos reales de 128 millones de mujeres para encontrar «mujeres que alguna vez han sido diagnosticadas con endometriosis». tres veces mayor que en la población general (mujeres sin endometriosis)».

Pero el oncólogo dijo que el riesgo general de que las mujeres con endometriosis desarrollen este cáncer es «bajo». Señaló que los resultados del estudio «no son nada alarmantes, ya que el riesgo sigue siendo bajo. El mensaje debe ser promover hábitos de vida saludables y continuar haciéndose pruebas periódicas de endometriosis según lo recomendado por el ginecólogo. El estudio también encontró que el cáncer de ovario está asociado». con endometriosis no es lo mismo que el cáncer de ovario en mujeres sin endometriosis, señaló Madariaga) parecen tener propiedades biológicas diferentes. Descubrimos que algunos subtipos raros de cáncer de ovario están asociados con la endometriosis y que estos subtipos se diagnostican en una etapa más temprana. «Los investigadores creen que esta detección temprana se debe en parte a que estos pacientes están acostumbrados a ser monitoreados más de cerca y pueden ser diagnosticados antes. Pero también enfatizaron que la biología del cáncer puede ser diferente en estos pacientes. «Analizamos las tasas de supervivencia a cinco años y descubrimos que las mujeres con cáncer de ovario asociado con endometriosis vivían más tiempo, posiblemente debido a la biología de la enfermedad o porque fue diagnosticada antes».

Carmona no quiere evaluar el estudio hasta que se publique en una revista científica, pero afirma que «el cáncer de ovario es el cáncer más relacionado con la endometriosis y parece tener más mecanismos causales y genéticos». aún no se sabe. «Tenemos pistas sobre muchos misterios, pero (todavía) no tenemos el panorama completo. La inflamación en la endometriosis parece promover el cáncer de ovario, pero todavía estamos buscando los mecanismos por los cuales las células benignas se vuelven malignas. Los expertos continúan investigando». determinar si existen cambios en genes o mecanismos hormonales que predispongan a los pacientes al cáncer.

Sin embargo, Adero insiste en que «la endometriosis no suele causar cáncer de ovario. La mayoría de las personas con endometriosis nunca desarrollarán cáncer de ovario. Existe un riesgo ligeramente mayor, pero la asociación de endometriosis con este cáncer es pequeña. La presencia de cáncer de ovario en la madre es un factor más importante «. En cualquier caso, los miembros de la Asociación Española de Obstetricia y Ginecología recomiendan prestar atención a la progresión de la enfermedad, teniendo en cuenta su edad – posmenopáusica. Las mujeres con endometriosis tienen mayor riesgo que las mujeres más jóvenes, y están controladas. para marcadores tumorales en pruebas de imagen y en la sangre. Madariaga también recuerda que «tomar pastillas anticonceptivas puede reducir el riesgo de cáncer de ovario, lo cual es importante para las personas con endometriosis porque las pastillas anticonceptivas son el tratamiento para esta enfermedad».

Regístrate en nuestro boletín semanal Obtenga más noticias en inglés de The Nation US

Puede interesarte

Nuevo centro de salud para mujeres en el Hospital Daisy Hill – Condado de Armagh I

Aquí se muestran algunos miembros del equipo del nuevo Centro de salud para mujeres del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *